El silencio de no fumar

Foto de Miroslav Staševskij: Pexel

La cima es solo cima, el resultado de haber podido escalar toda la ladera de la montaña. La cima arrancada y llevada abajo es un lugar aburrido y sin interés. La clave está en la escarpada ladera. Miramos allá arriba y decimos: «mira ese hombre lo que ha logrado». Pero si te suben en helicóptero, poca gracia tendría el asunto. No tiene mérito estar en la cima habiendo subido con un aparato volador. La grandeza de todo está en el camino, en el viaje. ¿De verdad crees que por el hecho de no fumar hoy en día siento algo especial? Debo mirar hacía atrás y recordar todo lo que tuve que recorrer para sentirme verdaderamente orgulloso. ¿Qué quiero decir con esto? Sé que no te voy a convencer ni en un millón de años, pero lo interesante de dejar de fumar está en el primer año. Tus retos, tus caídas y tus victorias son la esencia del proceso. Cuando finalices solo habrá libertad, una inmensa libertad, preciada y deseada, pero como el gran silencio que llega tras días de molesto estruendo. La libertad, como el silencio, es valiosísima, pero no se hace patente si no lo comparas con la privación, con el ruido. La memoria nos ayudará un día a comprender el valor de la Libertad y recordar que sigue ahí como un gran trofeo. Disfruta del viaje con pasión, con fuerza, con una actitud envidiable. Lee, subraya, escucha, haz resúmenes, coloca post-it por toda tu casa, apúntate a pintura, piano, corre… Demuéstrale al Carcelero quién manda aquí.

La libertad (cima) sin el año de abstinencia (ladera) se hace invisible, se nos olvida apreciarla, valorarla….

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s