Fumador, ¿con cuál 50% del limón te quedas?

descarga.jpeg

No debemos despistarnos y caer en el error de hablar de otras cosas cuando tratamos el tema del tabaco. Poco tiene que ver la contaminación ambiental, los aditivos que les echan a los alimentos o lo perjudicial que puede suponer tu trabajo para ti. Fumar es malo, independientemente de todas esas cosas y no conviene mezclar estos asuntos.

Fumar es responsable del 50% de las muertes de los fumadores. Así es, 5 de cada 10 fumadores morirán como consecuencia del tabaco. ¿Qué te hace pensar que tú serás de la otra mitad afortunada? ¿Qué te hace creer que estos datos son inventados? ¿Quién saldría beneficiado de ello?

Pero saber todo esto no te hará dejar de fumar, y lo sabes de sobra. No obstante, quiero comentarte una cosa. Nadie en su sano juicio consumiría un producto que matara a la mitad de sus consumidores. Entonces, ¿por qué ocurre esto en el fumador? Conocer la respuesta es fundamental.

El cerebro humano funciona en base a ciertas “necesidades” como comer, dormir, etc. Intenta satisfacerlas para mantenerte con vida. Cuando tenemos contacto con una droga como la nicotina, se construye dentro de la mente una nueva “necesidad” pero esta vez artificial: UNA NUEVA DOSIS.

El problema de cubrir esta necesidad es que compromete la función principal por la que el cerebro fue creado: MANTENERTE CON VIDA.

Ambos grandes objetivos, LA NUEVA DOSIS y MANTENERTE CON VIDA, son metas incompatibles. No se puede fumar manteniendo un estado saludable de tu organismo.

Lamentablemente el cerebro adicto casi siempre elige fumar y dejar el destino de tu “vida” a la deriva. A partir de ese momento, obtendrás tu dosis, pero tu salud comenzará a menguarse hasta poder entrar en ese maldito 50%.

Siendo sincero, dejar de fumar no es fácil, pero lo es más de lo que puedes pensar. La clave es comprender que, aunque esa necesidad de obtener una nueva dosis sea muy poderosa, si dejas de consumir la droga, con el tiempo desaparecerá y ya nunca desearás consumirla. Es cuestión de tiempo.

Pero saber todo esto no es suficiente, hay más. La adicción no es tonta, y debe asegurarse que tú no comprendas esta verdad. Para ello necesitará engañarte, metiéndote en la cabeza un montón de mentiras, hay millones:

-Yo fumo porque yo quiero, lo hago libremente.
-Yo no tengo fuerza de voluntad.
-Prefiero dejarlo en otro momento.
-Fumar es un placer.
-Etc.

Salir de este engaño requiere de mucha apertura mental y mucha humildad. Si quieres seguir aprendiendo sobre cómo vencer a tu adicción dispones de más de 200 artículos gratuitos como éste en:

https://fumabook.com/200fumabook/

Un saludo

http://www.fumabook.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s