¿Cuál es tu perfil de fumador?

dejar de fumar perfil

En otros post hemos hablado sobre la cuestión de si fumar es un placer o no (se recomienda leer aquí y ver vídeo aquí). Al final concluimos que el tabaco no proporciona placer, sino que satisface una necesidad que él mismo produce. Al satisfacer la necesidad, elimina las sensaciones negativas que provoca la ausencia de nicotina en nuestro cuerpo, confundiéndose esto con el placer. Pues bien, la Necesidad que produce, no es igual en todos los fumadores. Hay quienes confiesan que su mejor cigarro del día es en el momento justo tras despertar. En cambio hay otros que son incapaces de meter humo en la boca nada más levantarse. Esto es un simple ejemplo de las distintas formas en que puede aparecer la necesidad en los distintos fumadores. De este modo, podríamos decir que cada fumador tiene un perfil distinto o que dibuja una curva de necesidad distinta a lo largo del día (sigue en pág. 2)

Anuncios

4 comentarios

  1. he dejado de fumar después de 28 años del vicio aunque pensaba que esto nunca me pasaría, un día para otro. ya pasaron más de dos meses, y no he tenido ni un mínimo síntoma de abstinencia. lo único que un par de veces he tenido sueños en los cuales fumaba y me asustaba: para què??? llegué a la conclusión que no tuve nunca la dependencia química, sino, totalmente psicológica.

    1. Los sueños son muy normales. Irán desapareciendo con el tiempo. Tener una abstinencia leve es una buena noticia. Solo presenta un problema, hay muchas personas que ante esa aparente “facilidad” pueden tener cierta tendencia a recaer, sobre todo ante algún problema personal, ya que evalúa que la próxima vez será igual de fácil. Pero esto no suele suceder, la próxima vez puede ser un martirio. No siempre ocurre, pero es bueno saberlo y estar alerta.

      1. yo no trataba de dejar de fumar, verdad que no pensaba que fuera posible. me ayudó analizar las situaciones en las cuales fumaba: me di cuenta que lo hacía cuando estaba tensa o muy cansada. y lo que fue el punto final, era el entender que el cigarillo , en realidad, no me bajaba la ansiedad, ni el cansancio, ni la tensión. extrañamente, fue una especie de imprinting después del cual nunca más quise fumar. como si hubiera construido una barrera interna que para siempre me separó del vicio. creo, tuve suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s