Fumar: una realidad Matrix

Matrix.jpg

Hoy recurriremos al mundo cinematográfico para comprender un poco más cómo funciona la adicción al tabaco. Si habéis visto las películas de la saga Matrix, sabréis de qué va el argumento principal. Resumidamente cuenta cómo el mundo donde vivimos es una construcción mental diseñada por unos ordenadores (a este mundo virtual le llaman Matrix) y que se implantan en los cerebros de millones de ser humanos que son «cultivados» por máquinas inteligentes para generar electricidad para su propio funcionamiento.

Es decir, los humanos viven en plantaciones, encerrados en pequeñas cápsulas, donde sus sistemas nerviosos son conectados a un ordenador central que les hace creer vivir en un mundo normal y corriente como el de nosotros.

Un personaje llamado Morfeo, que vive en el mundo real, se introduce en Matrix para liberar a Neo, que, según una profecía, es el “elegido” para liberar a la raza humana de la represión de las máquinas. Hay una escena al principio de la primera película, y es la que me interesa, donde Neo le pregunta a Morfeo qué es Matrix.

Éste le responde que Matrix es todo lo que le rodea, un mundo puesto ante sus ojos para ocultarle la verdad. La verdad de que es un esclavo y que vive en una prisión que no puede ni saborear, ni oler ni tocar.

Le afirma que Matrix es difícil de explicar, que para saber lo que es, es preferible verlo con sus propios ojos. Para ello le insta a elegir a tragar entre dos pastillas: una “azul”, donde elige no saberlo, es decir, seguir con su vida normal y corriente, dice concretamente “creerás lo que quieras creer”; y una “roja” donde selecciona la opción de saberlo, conocer la verdad real (en ese momento Neo se expone al desconocimiento de las consecuencias de tomar esa opción, se presupone un miedo a algo desconocido que está por llegar).

Ciertamente hay cierto paralelismo entre la realidad Matrix y la realidad que proporciona la adicción al tabaco. Una vez se establece la adicción, el ser humano se le acostumbra a una realidad donde imperan un conjunto de creencias que son falsas. Ya hemos hablado mucho en el libro, en el canal de Youtube, en el grupo de facebook y en el blog sobre estas creencias erróneas que nos inculca la adicción para asegurar el mantenimiento del consumo de la sustancia.

Ante el tabaco, también tenemos dos opciones:

  • Tomar la pastilla azul: La de seguir fumando y seguir creyendo lo que queremos creer (que fumar nos hace felices, nos ayuda a soportar los problemas, nos controla la ansiedad o la depresión, es parte de nuestra identidad, etc…)
  • Tomar la pastilla roja: la decisión de dejar el tabaco en contra de las propias creencias y a pesar del miedo que nos invade ante la idea de una vida sin tabaco.

Tal y como Morfeo dice de Matrix, el tabaco también supone para el fumador una prisión, una cárcel que no es percibida por el propio sujeto y que oculta una verdad absoluta: todo el mundo puede dejar de fumar y esto se logra con esfuerzo, sacrificio y constancia, encontrándose con una vida mucho mejor, de verdadera libertad. No solo es la salud y el dinero, ni mucho menos, la recuperación de la libertad es el mayor tesoro que se obtiene cuando uno se libera completamente del tabaco.

Podéis ver la escena completa de la película aquí

El tabaco te encierra en una cárcel invisible donde se te inculca un conjunto de creencias erróneas para que no abandones nunca tu prisión

Dispone de otro post donde relacionamos Matrix y el tabaco aquí

P.M. Alles – Psicólogo y escritor del manual para dejar de fumar: Fumabook

www.fumabook.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s