Te va mal, buena señal

Foto de Zachary DeBottis en Pexels

Es muy frecuente que los fumadores hayamos pasado por ese intento en que NO pareció tan difícil dejar de fumar. Ése es el motivo principal de recaída cuando uno lleva pocos años fumando: “si me ha resultado tan fácil salir de aquí, puedo entrar de nuevo, y salir cuando me plazca”.

Lamentablemente, la adicción se va haciendo cada vez más resistente y con los años “ante circunstancias similares” suele costar más dejarlo. Por eso, lo habitual es que el fumador lo dejé de una forma más definitiva en ese intento que más le cuesta. Es lógico “con lo que me ha costado salir de aquí, no se me ocurriría ni en broma entrar de nuevo”. Así es, que te esté costando más que nunca puede ser una buena señal, pues valorarás mucho más el esfuerzo realizado y te ayudará a tomar la gran decisión de no ponerte ni por asomo un nuevo cigarrillo entre tus labios. Es en estos intentos más duros cuando uno se da cuenta de lo terrible y controladora que es la adicción, haciéndonos estar más convencidos de la necesidad de destrozar a este trastorno adictivo.

No creas que el hecho de que te esté costando sea una mala señal, para nada, te hará ver que esto no es un juego de niños y te reforzará para evitar un coqueteo futuro con la droga.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s