La plantita Fumabook (ejercicio)

Muchos fumadores se desesperan al ver que pasan los días y las semanas sin fumar y no notan avances en la cura de su adicción. «Dejar de fumar» es una cosa, y «curar o resolver una adicción», otra muy distinta. Cualquiera puede dejar de fumar de un día para otro; para curar la adicción se necesitan muchos meses, años.

No obstante, debes entender que la «cura de la adicción» es como el fruto maduro de una planta que lleva mucho tiempo creciendo. ¿Qué quiero decir con esto? Desde el primer día que dejas de fumar, en el interior de tu mente, germinará una pequeña semilla. Cada día, su débil y fino tallo crecerá tan solo unos pocos milímetros, como lo hace un cabello humano. Será la suma de cada milímetro de cada día, de cada semana y de cada mes, el que vaya construyendo esa futura planta robusta capaz de crear hermosas flores que se transformarán en el fruto que esperas con tanta ilusión. La melena más larga es el resultado del crecimiento del pelo día tras día. Si el fumador pudiera contemplar directamente con sus ojos como «su planta» crece cada semana o cada mes, se sentiría más motivado y decidido a seguir y no rendirse. Muchos fumadores se levantan cada día con la esperanza de sentirse mucho mejor, con un gran cambio (sería ver la planta adulta de un día para otro) . Eso nunca se produce y hace que sientan frustración. Despertarse cada día con la ilusión de ver la semilla convertida en una planta adulta llena de frutos es una muy mala estrategia. El fumador debe contemplar cómo su pequeño tallo se alza poco a poco pero con firmeza hacia el cielo. Cada noche debe sentirse orgulloso por su milímetro diario, pues sin él no habrá planta que valga.

Te animo a llevar a cabo la siguiente actividad. Imprime el siguiente dibujo en formato PDF:

Cada domingo, después de levantarte, colorea con lápices cada cuadrícula siguiendo los números desde la base hacía arriba. CADA SEMANA UN NÚMERO. Imagina que representa a tu adicción curándose, te ayudará a comprender cómo desde el primer día tu cerebro se recupera aunque tú no estés notando los cambios. Pon tu dibujo, por ejemplo, en la puerta del frigorífico, para asegurar que lo ves todos los días. Será tu compañero durante tu primer año (52 semanas).

Si lo prefieres, puedes bajártelo como archivo de imagen:


www.fumabook.com

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s