¡Échame tu humo!

Foto de enfantnocta en Pexels

No es raro escuchar aquello de «he dejado de fumar y cuando veo alguien por la calle fumando me pongo detrás para poder respirar algo de su humo». Esto es como decidir no comer dulces, pero ir detrás de los niños del parque para comer las migajas de la bollería llenas de saliva que caen de sus bocas mientras se la zampan. Así es, no solo inhalaremos su humo petado de droga y otros compuestos químicos, sino también sus aerosoles repletos de virus. Esta actitud, que normalmente viene impregnada de cierto humor, no tiene gracia ninguna, y demuestra lo poco en serio que solemos tomarnos la cura de esta seria drogadicción. Mi recomendación es que si llevas a cabo ese tipo de conductas, lo mejor es que vuelvas a fumar y traces un plan mejor preparado y más serio para un futuro a medio plazo.

http://www.fumabook.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s