Rigidez y Bloqueo Mental

La “rigidez y el bloqueo mental” son dos fenómenos muy habituales en los fumadores y a los que debe estar muy pendiente para evitarlos a la hora de dejar de fumar.

Cuando hablamos de “rigidez mental” nos referimos a la inflexibilidad derivada de nuestras creencias más resistentes. Un ejemplo es el fumador que asegura: “a mí me da igual lo que digas, fumar para mí es un placer… y punto”. Esta rigidez es muy contraproducente pues dificulta la oportunidad de ponerlas en tela de juicio y así poder sustituirlas por una nueva información más veraz. En este ejemplo, el fumador debe plantearse muy seriamente que “fumar no da placer, solo satisface una necesidad artificial impuesta por la propia drogadicción, es decir, más que aportar algo bueno, retira el malestar que él mismo provoca”.

Por otra parte, tenemos el bloqueo mental, o como llamamos en Fumabook, “golpe de estado cognitivo” o “secuestro mental”, y se produce fundamentalmente cuando el fumador está a punto de dejar de fumar o ya ha comenzado y sus creencias adquieren una intensidad tal que le induce a un estado donde hay pérdida parcial de consciencia y deformación en la visión de la realidad. También puede suceder a los meses o años ante un suceso vital negativo, como puede ser la pérdida de un ser querido. Un ejemplo es cuando el fumador lleva pocas horas sin fumar y sale corriendo al comercio a comprar tabaco pensando que es incapaz de aguantar un segundo más sin su cigarrillo. En estos momentos, las creencias erróneas se activan e intensifican el craving, haciendo que se emitan de forma automática una serie de pensamientos que dirigen al fumador a una vuelta al consumo.

Podríamos decir que la rigidez mental es el efecto crónico, de larga duración e intensidad moderada de las creencias erróneas, y el bloqueo mental, la consecuencia aguda, de corta duración e intensidad elevada.

Detrás de ambos fenómenos se encuentra ese conjunto de creencias erróneas que posee el fumador y que tan necesario es tratar para un correcto tratamiento. Para Fumabook en ellas está la clave de todo.

Recuerda que otros fumadores pueden respaldar estar creencias tan peligrosas. Éste es el motivo por el que siempre recomiendo no pertenecer a grupos para dejar de fumar no moderados por especialistas en la materia. Estos grupos son verdaderos focos donde se alimentan y refuerzan estas creencias disfuncionales que tanto daño hacen a los adictos a la nicotina.

http://www.fumabook.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s