Las buenas intenciones no justifican un mal consejo

Por mucho que queramos animar a un fumador que no se atreve a poner fecha, que ha sufrido una caída o presenta alguna dificultad, si el consejo no es correcto podemos hacerle más mal que bien.

En la vida de un fumador se presentan ocasiones más proclives para dejar de fumar, o al menos así lo siente la persona. Es como un número limitado de cartuchos o balas, por eso no hay que desperdiciarlas inútilmente.

Algunas veces encontramos a alguien que ya viene cansado de intentarlo y con pocas balas en la recámara.

Las personas que aún fuman o lo han dejado de hace muy poco tienen mayor probabilidad de dar un mal consejo y contribuir a que esa “última bala” se malgaste para nada.

Por eso, aunque tengas muy buenas intenciones debes ser muy prudente a la hora de aconsejar al fumador que lo está dejando o está en proyecto de hacerlo.

La adicción a la nicotina es una enfermedad muy seria que no se trata con sentido común o consejos procedentes de la propia experiencia.

¡No se la juegues!

A priori, ningún fumador debería aconsejar a otro, pues está aún bajo el yugo de la adicción.

http://www.fumabook.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s