¿Quieres dejar de fumar pero te gusta demasiado?

cigarette-2367456_960_720

Tener esa sensación de que fumar gusta o es un placer se da en muchos fumadores. Incluso se llega a pensar que algunos cigarros tienen la capacidad de mejorar “ciertos momentos”: al tomar un café, al beber una cerveza, tras comer, después de disfrutar de una relación sexual. Y esto no es todo, los fumadores pueden llegar a estar convencidos que si dejaran de fumar “arruinarían” la satisfacción que sienten en esas circunstancias (“el café ya no sería lo mismo”).

Estos son los motivos por los que muchos no quieren dejar de fumar, NO QUIEREN RENUNCIAR A ESTE PLACER.

Al respecto he de darte una gran noticia que igual te sorprenda y te cueste creer. ¿Estás preparado?…. El tabaco, por sí solo, no tiene la capacidad de generar placer o de gustar. Antes de que niegues rotundamente esta afirmación, espera que te explique.

Si le dieras un cigarrillo encendido a cualquier persona que nunca antes lo haya probado, en un 100% de las ocasiones no lo disfrutarían, solo experimentarían tos, mal sabor, etc.

Esto demuestra que fumar no es agradable. Para que el tabaco dé esa sensación de que “gusta o aporta placer” antes debe instaurar en el cerebro una “adicción”, es decir, una enfermedad en la que la persona “necesita” repetir cada cierto tiempo una dosis de droga (en este caso nicotina). SE IMPLANTA UNA NECESIDAD, QUE NO ES MÁS QUE UN MALESTAR QUE SOLO SERÁ ELIMINADO CON MÁS DROGA. Cuando el fumador respira la nicotina, esta necesidad es satisfecha y el malestar desaparece, dándole una falsa sensación de placer.

Llegado a este punto, cualquier fumador puede pensar que si deja de fumar vivirá inmerso en un malestar continuo por no satisfacer esa necesidad impuesta por la adicción. ¿Qué ocurre con esto? ¿Es cierto?

El fumador tiene una buena noticia, no todo está perdido. Cuando la persona deja de fumar, esta necesidad se va reduciendo muy poco a poco hasta desaparecer por completo. Así es, llega un momento en que ya no se necesita fumar. Es cuestión de tiempo.

Pero, para que esto suceda, sólamente has de cumplir una norma que es muy importante: NO FUMAR NUNCA, NI UN SOLO CIGARRO. Con una única inhalación de humo, aunque hayan pasado muchos años, puede reaparecer bruscamente esa necesidad de fumar.

Lo importante de todo es que comprendas que fumar no puede gustar o aportar placer, tan solo es una ilusión que te induce la drogadicción.

Sigue aprendiendo en http://www.fumabook.com/blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s