Reconversión a Fumador Tipo I

Aviso: para comprender correctamente este artículo es necesario previamente haber entrado en contacto en profundidad con el material de Fumabook.

En la historia natural de los fumadores, lo habitual es que comencemos a ser fumadores tipo I (recordemos que se caracterizan por poseer una serie de creencias -fundamentalmente del tipo “nocivo” e “indeterminado”- que llevan a no tener el “deseo de dejar de fumar”). Algunos de los fumadores seguirán siendo fumadores de este tipo el resto de sus días, en cambio, la mayoría, con el paso de los años, se convertirán en fumadores tipo II, que sí desean dejar de consumir tabaco, pero que no lo consiguen por otra serie de creencias erróneas (fundamentalmente las dirigidas a las “consecuencias negativas de dejar de fumar” y a las “capacidades para dejar de fumar”).

Algunos de estos fumadores tipo II, y esto es lo que nos interesa principalmente en este artículo, cuando realizan un intento serio para dejar de fumar pueden retroceder y reconvertirse en fumadores tipo I. ¿Por qué y cómo se produce esto?

En este proceso la Disonancia Cognitiva tiene un papel importantísimo. Veamos.

El fumador tipo II quiere dejar de fumar y por eso realiza un intento. Cuando comprueba que no puede soportar el deseo y otros síntomas de la abstinencia, decide volver a consumir. Normalmente lo primero que se hace es fumar poco al día o solo en ocasiones concretas. Esto, “normalmente”, no suele generar una Disonancia Cognitiva muy potente en el fumador, por lo que puede mantener este comportamiento durante días o semanas. Pasado un tiempo, la persona puede, o bien realizar otro intento, o rendirse y volver a fumar mayor cantidad o la cantidad habitual que consumía antes de todo. Esta situación de mayor consumo sí generará mayor Disonancia Cognitiva, ya que representa la situación que le empujó a intentar dejarlo días o semanas antes. Una vez instaurada esta Disonancia, el fumador sentirá incomodidad o intranquilidad por seguir fumando (lo que es en sí la Disonancia). Para reducirla o eliminarla tendrá que “agarrarse” a una o varias creencias que justifiquen el consumo. En algunos casos, aparece el pensamiento de “me acabo de dar cuenta que yo, en realidad, no quería dejar de fumar”. Éste es un claro ejemplo nítido y fácil en el que se puede observar cómo una mente puede hacer brotar de la nada, como por arte de magia, un nuevo pensamiento para resolver esa disonancia cognitiva. Así de sencillo y así de triste para el fumador. A partir de ese momento, la persona se autoconvencerá de que “no quiere dejar de fumar”, desapareciendo el deseo de dejarlo y convirtiéndose de nuevo en un fumador tipo I.

Otras muchas veces, el fumador sigue siendo un fumador tipo II, pero agarrado a creencias propias de esta clase: “me encantaría dejarlo, pero me he dado cuenta que hasta que no resuelva mis problemas personales, esto va a ser imposible. De momento, lo dejo aparcado”. Aquí estaríamos observando otra manera de resolver la Disonancia sin dejar de ser un fumador tipo II.

Ambas formas de disminuir la Disonancia son indeseables, pero obviamente, la reconversión a tipo I es la peor de todas, ya que representa el engaño mental más profundo en que puede manifestarse una adicción a la nicotina. El fumador debe hacer un esfuerzo muy grande para darse cuenta que ese nuevo pensamiento de “no querer dejar de fumar” es otra consecuencia más del engaño que genera la adicción a la droga. En ningún momento es una conclusión lógica o razonada que se deba tener en cuenta. El fumador debe enfadarse con esa nueva estrategia implantada por el cerebro adicto (el Carcelero) y ponerse a trabajar de inmediato. Este movimiento suele ser un jaque en toda regla que nos presenta la adicción, de nuestra respuesta dependerá nuestro futuro como fumadores o no fumadores. Ya no te puedes permitir más demoras, más excusas ni más juegos bajo las reglas de la adicción. Dale una patada al tablero y lárgate ya.

Conocer todo esto te debe ayudar a aumentar tu nivel de consciencia ante la situación y así disminuir las probabilidades de que te ocurra.

http://www.fumabook.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s