El fumador maniquí

window-doll-fashion-earring

No es raro encontrar personas que ante un problema de salud esperan que en el médico se les hagan muchas cosas: una radiografía, un TAC, una Resonancia Magnética, y mucho mejor si a eso le añadimos alguna pastillita o jarabe. Pero no siempre esto es así. A veces salimos del médico enojados porque no nos han mandado nada de nada, ni una sola prueba. Y aun peor es si, encima, nos han recomendado llevar a cabo alguna tarea que nos da pereza, como caminar todos los días, hacer natación, hacer ejercicios de estiramiento, restringir algún tipo de alimento, etc. Es decir nos mostramos como un “maniquí pasivo” que no quiere hacer nada de lo que se le mande pero a la vez exige que se le hagan muchas cosas y se le preste mucha atención. En numerosas ocasiones, la mayoría, no tenemos la razón. Por ejemplo, es más efectivo para ciertos dolores de espalda ir a nadar 2 veces por semana que atiborrarse de pastillas y fisioterapia. Guste o no, esto es así.

Esto mismo ocurre en muchos fumadores. Acuden a consulta para que se les mande el parche de nicotina, la pastillita, la acupuntura o lo que sea. Pero cuando les dices que deben hacer alguna actividad física, tomar más fruta u ocupar la mente, esto les decepciona.

En Fumabook nos pasa exactamente lo mismo. He oído todo tipo de excusas: no soy de leer, no soy de ver vídeos, no soy de comprar libros, no soy de escribir diarios, no soy de entrar en redes sociales, no soy de apuntarme a clases de nada…

Fumabook pone a tu disposición material en todo tipo de formatos. No hay más remedio que este tipo de fumadores dejen de ser “maniquíes pasivos” y cojan con fuerza las riendas de su adicción.

Mi experiencia me demuestra que cuando encuentro algún fumador se resiste a llevar a cabo “su parte del contrato” no suele lograr dejar de fumar. Que un fumador escriba su diario, finalice la lectura del libro, lo subraye y anote aquello que considere relevante es un indicador muy importante de su grado de implicación real en el proceso de tratamiento y un buen predictor de que logrará vencer a la adicción. No es que el libro, en sí, haga magia, es que el hecho de poner tu empeño en leerlo y sacarle su jugo habla mucho y muy bien de ti.

Querer dejar de fumar y buscar ayuda no es suficiente para lograrlo. Es como el que se gasta 200 euros en unas buenas zapatillas de deporte pero al final le da pereza salir a correr y se queda sentado en el sofá.

Fumabook solo te puede ayudar si sigues sus recomendaciones de principio a fin.

http://www.fumabook.com

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s