Dejar de fumar con Humildad

Según la Real Academia de la Lengua Española la Humildad es: “La Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento”. A la hora de liberarnos del tabaco esto es fundamental. Vamos a explicarlo. (Sigue en pág. 2) AnunciosMás información

El primer paso para dejar de fumar es…

Tú no eres perfecto, y no por “ser fumador“, ni mucho menos, sino por el mero hecho de ser Humano. Nuestro cuerpo es maravilloso, un milagro de la naturaleza, pero eso no significa que no tenga limitaciones. Y en lo que refiere al cerebro, una buena parte de la realidad que percibes no deja de ser una ilusión. Las drogas, como la nicotina, posee el poder de manipular tu mente y de hacer que veas algunas cosas de una forma equivocada. Ser humildeMás información

¡Me encantaría conocer tu opinión!

Detrás de cada adicción hay una persona, y dentro de cada persona hay un puzzle único que ve el mundo de una manera muy peculiar. Dentro de ese Universo que cada uno tenemos en nuestro interior hay muchas cosas que analizar. Hoy me gustaria hablar de un aspecto que, aunque no está directamente relacionado con el tabaco, si que influye de alguna manera. Tras su lectura, me encantaría conocer tu opinión. Al respecto no voy a hablar como Psicólogo, niMás información

El gran Secreto de la adicción al tabaco

En el mundo imaginario de la adicción ocurren multitud de cosas que parecen ciertas pero que, realmente, no lo son: -Tú no puedes dejar de fumar. -La nicotina es una droga muy potente a la que solo muy pocos pueden derrotar. -Tú felicidad disminuirá sin fumar. -No tienes fuerza de voluntad para vivir sin tabaco. -La ansiedad invadirá tu mente si no fumas. -Estarás triste. -No podrás trabajar como ahora. Etc… Sigue en pág. 2Más información

Solo con pensar en dejar de fumar me da pena

Recuerdo perfectamente aquellas veces que me paraba a pensar muy seriamente en la idea de dejar de fumar. Motivos no me faltaban: de salud, económicos, etc. Pero por otra parte, imaginarme mi vida sin tabaco me daba pena. No sé cómo describirlo con exactitud, pero me invadía una profunda tristeza que me conducía a elaborar una imagen de mi futura vida sin tabaco sin ilusión, con enfado, con ansiedad, con esa sensación de que me faltara algo. (Sigue en pág.Más información

Por qué no tienes que aconsejar a una persona que no quiere dejar de fumar

Pretender que deje de fumar una persona que se niega a hacerlo, es como intentarle cambiar de equipo de fútbol o modificarle sus creencias religiosas o políticas. En todos estos casos estamos tratando con creencias fuertementes arraigadas. Las fotografías y textos que aparecen en las cajetillas de tabaco, no parecen, ni de lejos, la mejor forma de convencerlos. Y, mucho menos, cuando algún médico se lo recomienda en alguna visita a la consulta. Los consejos de los que ya loMás información