¿Voy a dejar de fumar por ellos?

Los motivos que elegimos para dejar de fumar son los pilares sobre los cuales vamos a construir nuestra nueva vida sin tabaco. Cuando construimos un edificio, si lo levantamos sobre una base poco sólida, con el tiempo, puede venirse abajo. Con el tabaco puede pasar algo parecido. (Sigue en pág. 2)Más información

El método de la Hormiga para dejar de fumar

Es demasiado frecuente escuchar aquello de «He dejado de fumar hoy, ¿qué me recomendais hacer?». Imaginad que sois una hormiga que no ha trabajado nada durante el buen tiempo y que, llegado el frío y la lluvia preguntáis «¿Qué debo hacer para soportar el hambre del frío y duro invierno?».  Las propias hormigas tienen la respuesta: antes de que llegue el mal tiempo, meses antes hay que trabajar duro y preparase para las adversidades, recolectando el alimento suficiente para cuandoMás información

He dejado de fumar ¿Cuándo me sentiré mejor?

La tendencia general una vez apaguemos el último cigarrillo es de ir a mejor: cada vez tendremos menos ganas de fumar, menos síntomas de la abstinencia y pensaremos menos en el tabaco. Ahora bien, esa progresión no es lineal, es decir, ocurrirá como si estuvieras en una montaña rusa que sube, baja, sube, baja… llevándote a puntos altos de bienestar y, en otras ocasiones, a puntos bajos que no te encuentres tan bien. (Sigue en pág. 2)Más información

¡Usted tiene que dejar de fumar!

No es extraño acudir a la consulta del médico y que sea uno regañado e, incluso, increpado por el hecho de fumar. A veces, parece que ser fumador es el comodín ideal para reprochar cualquier enfermedad o dolencia que uno padezca. No importa que te duela la cabeza o el dedo gordo del pie, siempre tenemos que escuchar aquello de «¡Usted tiene que dejar de fumar! (Sigue en pág. 2)Más información