Introducción

Aún recuerdo cuando era fumador y no sabía cómo dejarlo. Buscaba en Google, en libros y preguntaba en muchas ocasiones a otras personas, tanto a los que fumaban como a aquellos que habían logrado dejar de hacerlo. Solía encontrar diversas opciones como la hipnosis, la acupuntura, el láser, tratamientos médicos/psicológicos o, simple y llanamente, el uso de la fuerza de voluntad. No obstante, no lograba hallar una forma común o generalizada que me convenciera para llevarla a cabo. Me di cuenta que, cuando alguien se proponía acabar con su adicción, no encontraba un camino consensuado, claro y directo que le garantizara el éxito. Por todo ello me sentía muy perdido.