Capítulo 7

Antes de pasar al apartado donde resolvamos dudas o ampliemos esta información, me gustaría que conocieras algunos datos de una investigación que hice en base a las distintas distorsiones cognitivas que suelen presentar los fumadores. Para ello, diseñé y construí un formulario para recoger los datos, denominado test DICOTA (Test sobre las Distorsiones Cognitivas en el Tabaquismo). En él se recogen, en distintos apartados, las creencias erróneas más frecuentes halladas en mi contacto con los fumadores. La población elegida fue los trabajadores de una gran empresa donde yo trabajaba, y se les pasó en el momento de realizarles el reconocimiento médico laboral. Más tarde, repetí el estudio a través de una encuesta online con los integrantes del grupo de Fumabook en Facebook. Esta vez usé una versión abreviada del test DICOTA donde se recogían las distorsiones más significativas. Los resultados de ambos estudios fueron muy similares. El dato, sin duda, que más me sorprendió fue que, un tercio de los encuestados (sobre el 33 %), creía que el tabaco tenía algún efecto beneficioso sobre su salud. Aquí queda en clara evidencia el poder del cerebro adicto. Otras de las cifras que quería comentarte son: