Capítulo 6

Quiero plantearte otra situación. Enrique es un hombre de 54 años, de los cuales, 30 llevaba fumando unas dos cajetillas diarias (40 cigarrillos). Intentó dejar de fumar en innumerables ocasiones, pero nunca lo logró. El malestar que sentía por no fumar era tan terrible, que nunca aguantó más de 4 o 6 horas. Este señor tiene mujer y cinco hijos, siendo su salario el único ingreso que entra en casa. Hace 1 año y 9 meses se le diagnosticó un cáncer en su pulmón derecho. Enrique afirma que, el día que recibió la noticia, salió de la consulta del médico, tiró la cajetilla que llevaba en el bolsillo de su chaqueta y no volvió a fumar ni un cigarrillo más. Él confiesa no haber pasado abstinencia alguna como en las otras ocasiones, ni nerviosismo, ni palpitaciones, ni ansiedad, ni ganas de llorar, ni tristeza. Es más, asegura no haber tenido ni deseo de fumar, no lo echa de menos en absoluto.