Capítulo 4

Estábamos diciendo que el fumador genera creencias erróneas (o altera otras antiguas) para poder “justificar” su consumo de tabaco. Todo esto se produce a nivel del subconsciente. En ningún momento estoy diciendo que el fumador sea un ser mentiroso y malévolo que viva constantemente para engañar consciente y voluntariamente a su entorno. El cerebro adicto relega a un segundo lugar su gran objetivo de mantenerte con vida, para colocar en su pódium particular su gran deseo de recibir cada cierto tiempo, una y otra vez, su deseada dosis de nicotina que lo tenga tranquilo y contento. Para ello, construirá todas estas creencias erróneas para tenerte entretenido y no se te ocurra, ni por asomo, plantearte la “absurda” idea de dejar de fumar.