Capítulo 3

Esto mismo sucede en la adicción al tabaco. Dos fumadores presentan el mismo mecanismo común, la formación o generación de creencias erróneas (distorsiones cognitivas), pero pueden y suelen manifestarlo de formas muy diferentes. Es decir, cada fumador elabora las suyas propias. Esta diferencia es la que explica por qué son tan distintos unos fumadores de otros; por ejemplo, por qué hay fumadores que quieren dejar de fumar y por qué hay otros que no; o por qué unos refieren no conseguir dejarlo por unos motivos o por otros. Concretando, cuando en el fumador se produce esa disonancia cognitiva, la suele resolver no dejando de fumar, sino elaborando un conjunto de creencias erróneas o distorsiones cognitivas. Pero es muy importante saber que cada fumador contiene sus propias creencias erróneas, configuradas y combinadas de una manera única y singular. ¡No hay dos fumadores iguales en el mundo!