Capítulo 3

Tal y como establecen muchos autores, la abstinencia física, es decir, los síntomas derivados de la necesidad de nicotina, es algo que dura pocas semanas y relativamente fácil de soportar. Pero la abstinencia psicológica es muy poco tratada y comprendida por el fumador, siendo la máxima responsable de que las personas no consigan dejar de fumar o recaigan al cabo de un tiempo. Esta abstinencia psicológica, motor principal de la adicción, está construida sobre unos pilares muy fuertes y estables, las distorsiones cognitivas. De este modo, si queremos aniquilar a nuestra adicción, nuestro principal objetivo debe ser eliminar o minimizar el conjunto de creencias erróneas o irracionales que posee el fumador.