Capítulo 2

Otra duda que suele surgiros, es si podéis compartir o aconsejar este libro a un fumador que no desee dejar de fumar, es decir, que se encuentre en el grupo de los negadores del problema, de la solución o en el indeterminado. Siempre es una muy buena opción que un fumador lea Fumabook. La adicción (el cerebro adicto) es como una telaraña densa que no deja ver la realidad que rodea al fumador. Quizás este libro no logre de primeras que uno de estos fumadores deje el consumo de cigarrillos, pero sí que haga, seguramente, que su tela de araña vaya debilitándose, es decir, que avance en ese inmenso Aprendizaje que necesitará recorrer, acercándolo, de esta manera, a ese primer paso que es DESEAR DEJAR DE FUMAR.