Capítulo 2

Como podrás comprobar, en lo que llevamos de libro, aún no hemos tratado las terribles consecuencias que supone para nuestra salud el hecho de fumar. Desde Fumabook no vamos a abordar este tema, no solo porque no me parezca interesante (conoces de sobra los riesgos a que te expones), sino porque, además, puede ser contraproducente a la hora de dejar de fumar (lo explicaré en otro capítulo). Lo que sí me importa es que el consumo de cigarrillos y la consecuente absorción de nicotina por tu cuerpo y posterior llegada al cerebro, te convierte en un adicto. Dicho de otra manera, tu cerebro (un cerebro adicto) manda y controla tu cuerpo bajo un régimen dictatorial con la única y exclusiva prioridad de conseguir su dosis de nicotina. Si tuviéramos que poner en mayúsculas y en negrita cuál es el verdadero problema del fumador, sería ése: POSEER UN CEREBRO ADICTO CUYO MÁXIMO PROPÓSITO ES EL DE CONSEGUIR UNA NUEVA DOSIS DE NICOTINA. Tu naciste con un órgano dentro del cráneo cuya principal misión era preservar y mantener tu supervivencia. Una vez un sujeto se vuelve adicto, esta misión pasa, tristemente, a un segundo lugar.