Capítulo 13

El que ha sido fumador, lo será para toda la vida

Esta frase es muy común escucharla tanto en los fumadores como en muchos no fumadores. La verdad, no puedo estar más en contra con esta afirmación. Es cierto, como dijimos anteriormente, que la mente del fumador queda como una vieja fábrica oxidada que puede ponerse en marcha con una sola dosis de nicotina. Pero también dijimos que hay un momento donde la absoluta independencia y Libertad llegan a tu vida. No significa que tu cerebro sea inmune, de eso no se trata, ya que ni el cerebro de los que nunca han fumado son tampoco inmunes a la posibilidad de ser adicto. Me refiero a que, aunque la fábrica pueda activarse, tu Libertad llegará y fulminará por completo tu necesidad, dejando herido de muerte a tu Carcelero. En ese momento ya no serás fumador, ni exfumador ni nada parecido. Ya serás libre, y considerarte “fumador para toda la vida” será un etiquetaje tremendamente injusto. El que ha sido fumador y obtiene su Libertad a través de su esfuerzo y trabajo, tiene el justo derecho a no arrastrar esa condena perpetua. De esta manera y con plena confianza, podremos afirmar que EL QUE HA SIDO FUMADOR, PUEDE VOLVER A SER LIBRE PARA EL RESTO DE SU VIDA.