Capítulo 13

Uno de los momentos preferidos por el Carcelero y causa de una buena parte de las recaídas en esta fase, es la aparición de algún suceso vital negativo. La muerte de un familiar, la aparición de una grave enfermedad en un ser querido, la pérdida de empleo, etc. pueden originar un auténtico torbellino de emociones negativas en tu mente que te coloque en un momento de vulnerabilidad que pueda ser utilizado por tu Carcelero para persuadirte y hacerte volver a su zulo. Evidentemente, cuando esto te ocurra, no tendrás el libro en las manos ni, probablemente, serás miembro del grupo Fumabook, y aquel triste acontecimiento, que ojalá no te toque vivir, quizás haga que tu mundo se ponga al revés. Teóricamente, si has asimilado bien el contenido de este libro, te debe ser suficiente para comprender y ser consciente en ese hipotético momento, que un cigarrillo no te va a solucionar el problema ni te servirá para darte el coraje y las fuerzas suficientes para superarlo. No obstante, creo conveniente hablar de ello en estos momentos para afianzártelo y así te puedas encontrar con una mayor y más óptima preparación. El cruel Carcelero es un especialista en hacer leña del árbol caído. Es un oportunista que vive al acecho, pendiente de que te ocurra algo malo para, otra vez, cazarte. Querrá usar tus desgracias personales, tus momentos bajos, tus malas rachas: la muerte de tu padre, la enfermedad de tu hijo, la separación con tu pareja, el estrés en tu trabajo. ¿De verdad que querrás darle esa satisfacción cuando llegue ese duro momento? Te puedo asegurar que, si sales indemne de ese ataque, él ya no podrá contigo y se irá de tu cerebro para siempre. En efecto, vivir una experiencia negativa y no fumar, te podrá servir como salvoconducto o trampolín para pasar directamente a la siguiente fase: la Independencia (la veremos en el próximo capítulo).