Capítulo 12

Resolviendo dudas

En China se ha puesto de moda, como reclamo turístico, la construcción de puentes de cristal. Es frecuente ver en las redes sociales algún vídeo donde se observa cómo algunas personas no se atreven a pasar por él o, si lo hacen, se arrastran por el suelo inmersos en un terrible pánico. Ciertamente, estos puentes pueden ser tan seguros como los de acero, pero la sensación de “estar flotando en el aire” es lo que lo cambia todo. Podríamos decir que, el periodo de abstinencia, tiene mucho en común con cruzar uno de estos puentes. Si padeces de miedo a las alturas, se te hará un infierno caminar sobre esas planchas de cristal, aunque te digan que son fiables, aunque te juren que no se vayan a romper. Eso mismo ocurre al apagar tu último cigarrillo: si te dejas llevar por tus miedos más que por la realidad, la abstinencia podrá convertirse en una prueba mucho más dura. De ti depende que el proceso sea una transición fácil y llevadera o un auténtico suplicio. El puente que se eleva sobre la abstinencia es fuerte, duro, irrompible y completamente fiable. No importa que las vistas den miedo. Nunca caerás al vacío. Nunca sentirás dolor y, ni mucho menos, morirás por ello. Lo peor que puede pasar es que vuelvas al punto de partida: fumar.

Para ayudarte a afrontar este periodo de la mejor forma posible, aprovecharemos esta sección para darte algunos consejos útiles que podrás poner en práctica.