Capítulo 12

Otro aspecto a tratar y que es de especial relevancia, es la forma y tiempo en que desaparecen los síntomas de la abstinencia y el deseo de fumar. No te compares con nadie, cada fumador lo vive de una manera distinta. Hay quienes tienen un primer mes magnifico y luego lo pasan peor; hay quienes sufren 3 semanas horribles y luego mejoran sorprendentemente; otros pasan varios meses oscilando entre momentos buenos y momentos algo más malos. Incluso, puede sobrevenirte una mala racha a los 8 o 9 meses cuando ya ni te lo esperas. Los síntomas de la abstinencia pueden viajar como una auténtica montaña rusa. No hay un patrón fijo. Existen muchos fumadores que se desaniman al ver que han pasado pocas semanas y no mejoran, porque el deseo de fumar perdura a los meses o porque piensan en el tabaco bajo determinadas circunstancias. En el tema del tabaco no hay reglas fijas. Lo peor que puedes hacer es ponerte límites temporales imaginarios. ¡No lo hagas! pues, si no se cumplen, te desanimarán y desmotivarán. Cada fumador tiene su propio itinerario personal para adquirir ese necesario Aprendizaje.