Capítulo 11

¿Aviso a mi entorno que voy a dejar de fumar?

Tenemos que tener muy en cuenta en la fase de Preparación, la decisión sobre si tenemos que avisar o no a nuestro entorno de que vamos a dejar de fumar. Al respecto diré lo siguiente. Yo distingo entre dos entornos:

El entorno íntimo (pareja, hijos y amigos muy cercanos).
Entorno próximo (hermanos, compañeros de trabajo, vecinos, amigos, etc.).

Mi recomendación es avisar al entorno íntimo de que se va a dejar de fumar. Se debe informar sobre los posibles síntomas de la abstinencia que trataremos en el siguiente capítulo (segunda fase del ciclo PAPI). Ellos tienen que conocer las posibles consecuencias que puedan aparecer al dejar de fumar, saber que son frecuentes y que es cuestión de tiempo que la normalidad vaya regresando. Deberás pedirles que, bajo ningún concepto, te compren o den tabaco, aunque les supliques, aunque llores. Es ahora, durante la Preparación, cuando debes establecer estas condiciones y no cuando el Carcelero te esté presionando. Debes dejarles muy claro que no deben usar frases del tipo: “Desde que dejaste de fumar, estás insoportable”; “Te prefiero fumando”; “Como sigas sin fumar, te vas a cargar la relación”; “Es mejor fumar que vivir con esa amargura”, etc. Ahora puedes pensar que de poco puede servir, pero es importante que les ayudes a adelantar y a comprender las situaciones que puedan llegar a darse. Es muy necesario que ellos te refuercen, que te digan que lo estás haciendo muy bien, que están orgullosos de ti, etc. Háblalo con ellos, te merecerá la pena. Teóricamente, son las personas que más te quieren en este mundo, no creo que sea mucho pedir. Por otra parte, puede que se te presente el problema de que alguno de ellos fume. No pienses que por eso dejar de fumar va a ser más difícil, en absoluto, cada uno tiene sus circunstancias. Al respecto, es importante que establezcas previamente (puedes incluso dejarlo por escrito) una especie de contrato firmado por todos donde se comprometan a fumar en zonas acotadas de la vivienda, por ejemplo, que solo fumen en la terraza. También sería conveniente que tengan guardados sus cigarrillos, mecheros y ceniceros, que no estén a la vista. Nunca, jamás, han de ofrecerte un cigarro. La mejor forma de prevenir conflictos, es establecer previamente unas condiciones bien delimitadas y consensuadas.