Capítulo 11

Por todo esto, hay que plantearse si los estudios que confirman que “los fumadores que lo dejan de golpe tienen mayor probabilidad de éxito que los que lo dejan poco a poco”, tuvieron en cuenta el Aprendizaje previo de cada uno de estos sujetos que participaron en las investigaciones.

Dejar de fumar requiere de unos pasos, de un Aprendizaje que tú y solo tú has de dar. Necesariamente tendrás que pasar por ese camino si deseas lograr tu libertad. Por eso, que te pongas una fecha y no lo consigas, nunca será un fracaso, más bien supondrá un paso más que te aproxime a tu meta. Así que, ya sabes, si nunca has intentado dejar de fumar anteriormente o si te da auténtico pavor escoger una fecha y comenzar, te recomiendo que, 5 o 7 días antes, hagas una pequeña reducción paulatina, para que puedas ir valorando qué se siente cuando tienes ganas de fumar y no lo haces, para que puedas comprobar que son sensaciones totalmente soportables, que no originan dolor alguno y que no te supondrá, en ningún caso, un riesgo para tu salud. No debe preocuparte que te digan que dejarlo poco a poco no sirve de nada, porque realmente lo vas a dejar de golpe. Únicamente, lo que estás haciendo, es ir acercándote lentamente a ese momento. Recuerda, dejar de fumar poco a poco no supone en sí una forma o método para dejar de fumar, no te va a ahorrar sufrimiento ni te va a disminuir las ganas de fumar cuando lo dejes definitivamente. Solo es una forma de aproximación al día elegido. Es una acercamiento lento y seguro al borde del puente donde has de tirarte de golpe. Dejar de fumar es como aprender a montar en bicicleta, podrás intentarlo al principio con ruedines (pequeñas ruedas a los lados) o con la ayuda de tu padre/madre, pero hasta que no te sueltes y notes la auténtica sensación de equilibrio, no vas a saber lo que es verdaderamente montar en bicicleta. Al final, SIEMPRE DEJAMOS DE FUMAR DE GOLPE.