Capítulo 11

Esto mismo suele ocurrir cuando intentamos dejar de fumar. Solemos establecer una visión muy de futuro donde nos imaginamos: nuestras vacaciones sin fumar, aquel viaje soñado sin fumar, los fines de semana sin fumar, la boda de mi primo sin fumar, las Navidades sin fumar, las fiestas de mi ciudad sin fumar, etc. Además, estamos muy obsesionados en saber cuándo van a desaparecer las ganas de fumar y cuándo van a notarse mejorías en la abstinencia. Todo eso nos genera aun mayor sufrimiento y aumento de los síntomas de la abstinencia. Con el tabaco, al igual que tenemos que hacer con los cristales rotos, hay que tener una visión muy de presente y no tanto de futuro. Hay que evitar ese pensamiento de “no voy a fumar más en la vida” y sustituirlo por ese mensaje de “HOY NO FUMO”. Piensa en tus retos del presente, y verás que podrás sortearlos con soltura y destreza al igual que se esquiva un cristal afilado y puntiagudo. Agacha la cabeza y baja la mirada a tus retos de hoy, pues esas son las verdaderas batallas que has de ganar. El futuro acumula muchos obstáculos y un elevado número de acontecimientos que nos asustan y que, al final, ciertamente, no se cumplirán. La vida presente resulta al final más sencilla que lo que pronostica nuestro cerebro adicto sobre ese futuro sin tabaco. Recuérdalo, las grandes guerras se ganan en pequeñas y estratégicas batallas, céntrate en ellas y no te preocupes tanto por el qué pasará.

Antes de seguir con el siguiente capítulo te recomiendo escuchar los comentarios del autor sobre éste que acabas de leer y realizar el test para comprobar que has asimilado correctamente el contenido (Hallarás estos recursos en: Menú ->  Herramientas para el libro -> «Comentando el libro» y «Evalúa tus conocimientos»

Índice

Siguiente capítulo