Capítulo 11

En muchas ocasiones, un miedo o una preocupación te llevará a una o varias distorsiones cognitivas. ¡No pares ahí! Sigue buscando. En la mayoría de las ocasiones una creencia errónea está sustentada, a su vez, por otras muchas. Hay quienes se dan cuenta que su creencia errónea mayor es que “No van a ser igual de felices sin estar fumando”, pero el trabajo no puede quedar ahí. Debes seguir descomponiéndola. Detrás de ese pensamiento suele haber mucho más. Quizás te dé miedo relacionarte con los demás estando sin fumar; quizás pienses que la vida es una mierda y que el tabaco es lo único que te aporta algo bueno… ¿quién sabe?

Podríamos escribir páginas y más páginas sobre el uso y utilidad del diario personal, pero debemos avanzar. Ya sabes que, si te quedan dudas, puedes consultarme a través del grupo de Facebook (fumabook-grupo).

Toma tu diario como una pequeña rutina a la que tengas que dedicarle un rato cada día. Representa a la voz de tu Capitán que, poco a poco, irá tomando protagonismo sobre la dictadura de tu Carcelero. Tu “yo interno no adicto” necesita salir y opinar sobre todo lo que está sucediendo en relación con la adicción, y escribir tu diario es una buena forma de hacerlo.

Tal y como pasaba con las nuevas actividades, muchos aseguran eso de “a mí no me hace falta escribir el diario”. Piensa que no tienes nada que perder y mucho que ganar. Que esto no quede solo en un simple “quiero dejar de fumar”. ¡Involúcrate!