Capítulo 11

Al día siguiente, analiza cada una de las frases en tu diario. Escribe la primera de ellas en el cabecero de la hoja, y empieza a razonar sobre ese pensamiento, cuestiónatelo y ponlo en tela de juicio. Por ejemplo: Soy un desastre como persona: “¿He hecho tan mal las cosas en mi vida como para ser un desastre? Aunque pienso a veces que soy un desastre, también he de reconocer que he hecho otras muchas cosas bien, por ejemplo, educar
180 a mis dos hijos y la forma de realizar mi trabajo; aunque no me guste del todo, lo hago con mucho empeño y dedicación. Creo que debería empezar a no decirme esas cosas tan crueles y ser más amable conmigo misma. Viéndolo más despacio y tranquila, no creo ser un desastre como persona. Sé que soy buena, a pesar de mis fallos, ¿quién no los tiene?, tengo un fondo bueno y, por ello, estoy orgullosa. Soy buena trabajadora, una buena pareja, madre y amiga. Es cierto que algunas cosas no las he hecho de la mejor forma, pero siempre estoy a tiempo de mejorar. Tengo una ocasión perfecta para demostrarme a mí misma de lo que soy capaz. Estoy en la senda para dejar de fumar, y estoy segura que, aunque tenga miedos y dudas, sé que al final lo conseguiré. No puedo permitirme ser tan negativa y dura. A partir de ahora, nunca más me diré que soy un desastre como persona, porque no lo soy”.