Capítulo 11

El fumador piensa que este cigarrillo le da mayor placer, tiene más importancia o, simplemente, le gusta más. Esta perspectiva resulta errónea, pues fumar no gusta, sino que, como siempre decimos, “cubre una necesidad”. Lo conveniente sería decir que hay momentos en el día donde la necesidad se hace más evidente o manifiesta. Es decir, tu Carcelero “necesita” más intensamente su dosis en esos precisos momentos como pueden ser: al tomar el café, tras almorzar, después de mantener relaciones sexuales, etc. En esas circunstancias, la necesidad dibuja un pico máximo en tu curva diaria, por eso tienes la sensación de que te es más placentero.

Con todo esto, te recomiendo que, durante el periodo de Preparación, elijas un día laboral y otro que no lo sea, y vayas anotando, en un papel o en tu móvil, los cigarrillos que te fumes y la hora exacta. Intenta fumar como lo haces siempre, trata de evitar que este ejercicio altere tu costumbre. Luego, ve a casa y apúntalos sobre la gráfica (dispones en mi página web – www.fumabook.com/curvadenecesidad – de un archivo para que te lo puedas descargar e imprimir, y te permita anotar los datos registrados). Una vez lo cumplimentes, podrás comprobar cuáles son los momentos del día de “mayor necesidad”. Obviamente, muchas veces, estos picos pueden coincidir con los descansos que te dé tu empresa, es decir, que no determinen tanto tu “necesidad real” sino más bien la disponibilidad para poder fumar. Tanto sea una u otra circunstancia, podrás ver con consciencia y claridad cuáles son los momentos del día en que tu cerebro adicto te pide más nicotina. Ahí, en esos puntos álgidos, habrá que tomar una serie de medidas de carácter general: