Capítulo 11

En ella mostramos la curva de necesidad de un fumador que consume 24 cigarrillos al día en un día laboral. Podemos observar cómo su consumo aumenta en el momento del almuerzo y de la cena.

Es muy importante comprender que no hay fumadores con un perfil peor o mejor. Es decir, fumar más o menos cigarrillos no hace que tu adicción sea más o menos difícil que la de los demás. Hay quienes reconocen tenerlo más complejo por fumar 40 cigarrillos
al día y, en cambio, otros aseguran que su caso es peor por fumarse solo 5, dado que estos tienen un valor incalculable, haciéndose por ello imprescindibles (el Carcelero ya no sabe qué excusas poner).

Lógicamente, respecto a estas distintas necesidades, el fumador hace una interpretación particular de lo que realmente ocurre en su cerebro, más orientadas al “placer”. Es normal escuchar aquello de:

•“El mejor cigarro es el que me fumo con el café”.
•“Disfruto mucho del cigarrillo justo después de terminar de comer”.
•“Mi cigarrillo más importante es aquel que enciendo cuando mis hijos ya están acostados y sé que todas mis obligaciones del día están finalizadas”.
•Etc.