Capítulo 11

En cuanto a la terapia sustitutiva de nicotina a través de chicles, parches o espray, he de decir que no soy muy defensor de ellos. Intentar dejar una droga (la nicotina) administrándola por otra vía, no me parece la mejor forma de hacerlo. Sería como intentar dejar de tomar whisky a diario bebiendo, en su lugar, vodka. No tiene mucho sentido, la verdad.

La dificultad de derrotar a tu adicción radica en superar las mentiras que tu cerebro adicto te dicta para asegurar su dosis, ahí poco o nada tiene que ver que tu cuerpo reciba la nicotina por otra puerta de entrada.

Finalizando con este tema, te recomendaría que te dieras la oportunidad de Aprender, por ti solo, una nueva vida alejada del cigarrillo. Ofrécete esa posibilidad de demostrarte que tú y solo tú eres capaz de derrotar a tu Carcelero. Si asumes que necesitas un soporte químico externo, estarás aceptando esa mentira que tu adicción quiere que creas: que tú por ti mismo no puedes acabar con él. Si en algún momento decides recurrir al tratamiento farmacológico, hazlo siempre a través de tu médico y entendiendo que será un “suplemento” adicional al trabajo que tú realices con las directrices que te describo en el libro, y nunca el eje principal donde debe girar todo el proceso de liberación de la droga.