Capítulo 11

En referencia al “entorno próximo” (compañeros de trabajo, amigos, hermanos, etc.) queda un poco a tu elección. Todos nos sabemos la teoría de que hay que “pasar de lo que te digan los demás”, pero luego, en realidad, hay muchas personas que se ven muy afectadas por los comentarios de otros. Es muy frecuente, cuando alguien anuncia que va a dejar de fumar, escuchar aquello de “tú, ¡anda ya!… no me lo creo. Tú no eres capaz de conseguirlo, no tienes fuerza de voluntad”. Hay quienes son capaces de convertir estos desafortunados comentarios en una auténtica fuerza motivadora que les dé, si cabe, más energía. En cambio, muchos otros, se sienten dolidos y atacados, suponiendo muchas veces un motivo más para anular la fecha elegida. Mi consejo es que te adaptes a tus necesidades. Si no te afectan los comentarios, el compromiso con los demás puede ayudarte en la lucha. Si te ves sensible a ese tipo de opiniones, no digas nada y anúncialo meses después, cuando ya veas que ese intento es serio y marcha en la buena dirección. No obstante, no es bueno que esperes de los demás halagos y gratificaciones importantes. Dejar de fumar es una cuestión muy personal donde tú serás el gran beneficiario de los logros que se obtengan en este gran reto de vivir sin sustancias adictivas.