Capítulo 1

Es muy frecuente afrontar el objetivo de dejar de fumar a través de la estrategia del “intento único”. Es decir, muchos dejan de fumar llevando a cabo un solo intento y, si fracasan, continúan fumando pensando que no son capaces de lograrlo o que no es el mejor momento. Es como si quisiéramos aprender a conducir y, ante el primer error (por ejemplo, que se nos cale el motor), nos bajáramos del coche asegurando que no estamos capacitados para conducir o concluyendo que lo deberíamos dejar para más adelante. ¡Qué tontería! ¿verdad? Es como si estuviéramos aprendiendo a montar en bicicleta y, ante la primera caída, dejáramos de intentarlo de por vida o por varios años. Esto no tendría mucho sentido. Tristemente, son muchos los fumadores que ponen una fecha y, al ver que no pueden, se rinden y continúan fumando. Un tremendo error muy extendido.