Capítulo 1

Hablábamos sobre la sencillez o la dificultad a la hora de dejar de fumar, o como me gusta llamarlo a mí: “el proceso de liberación del tabaco”. Hacía hincapié en la importancia de entender este proceso como un verdadero Aprendizaje.
Imagina que un niño de siete años le pregunta a su padre si conducir es fácil o difícil. Éste le contesta que conducir es fácil, que sabe hacerlo la mayoría de las personas, casi todo el mundo que se lo propone. Ahora ponte en la situación en que el niño se monta en el coche de su padre, mueve el volante, pero observa que allí no ocurre nada. En ese instante, puede concluir que conducir no es nada fácil. En efecto, hay destrezas en esta vida que requieren de un mínimo de conocimiento previo. En este ejemplo, antes, debemos saber que hay que arrancar el motor, pisar el embrague, meter una marcha, dar al acelerador, etc. Por eso, una primera fase del Aprendizaje será obtener el conocimiento teórico mínimo indispensable para poder lograr nuestros objetivos. Esto mismo es lo que trato que adquieras con la lectura de este libro, que asimiles “la parte teórica” necesaria para que logres dejar de fumar.