Capítulo 1

Por eso, tiene una especial relevancia el papel del APRENDIZAJE en el proceso de liberación del tabaco. Sobre esto vamos a tratar en este capítulo. Antes de avanzar, me gustaría comentarte que, en este libro, no voy a darte la fórmula mágica para dejar de fumar. Ésa jamás será una de mis promesas. No desvelaré ningún secreto o revelación en ninguno de los capítulos o páginas de este manual. Por eso, te recomiendo que leas tranquilamente, sin prisas y sin generarte esa falsa expectativa de que, en algún párrafo, encontrarás la poción mágica para erradicar súbitamente tus ganas de fumar. El objetivo de Fumabook no es otro que comprendas a la perfección de qué trata la adicción al tabaco, esa enfermedad que padecen millones de personas en el mundo y a la que tú estás sometido. Por eso, desde la primera línea, deberás leer con mucha calma, reflexionando sobre lo que aquí tratemos. No intentes “tragarte” el libro en dos o tres días. Tómate tu tiempo y, por supuesto, no dejes de fumar hasta que te lo termines (más adelante te explicaré detenidamente por qué no debes dejar de fumar aún y cuál será el mejor momento para poner tu fecha). Léete un solo capítulo y, al día siguiente, antes de empezar uno nuevo, repasa el anterior. Dejar de fumar requiere construir una nueva forma de entender la adicción; en definitiva, una nueva forma de vida y, eso, no se consigue en dos días.