CAP.3-Parte-6

Otra cosa a comentar es que no hay cigarros ni caladas sueltas fuera de tu zulo. Cada vez que sucumbas a la voz de tu Carcelero, aunque sea para una sola caladita, éste te arrastrará de nuevo hasta su celda y tendrás que comenzar de cero. Empezar de cero, pero con menos recursos. Cada vez que el secuestrador te vuelve a introducir en su agujero, tu autoestima, tu capacidad para salir adelante se verá mermada (sigue en pág. 9)

Anuncios