4º día

  1. La existencia de pensamientos erróneos tan distintos entre los fumadores hace que sea necesario la construcción de un “lenguaje común” que facilite su tratamiento. Por ejemplo, en nuestro grupo de Facebook, Fumabook, usamos este lenguaje común que nos ayuda a empatizar con otros compañeros y a no caer en el grave error de juzgar injustamente a los demás, ya que, normalmente, nos cuesta interiorizar y comprender las circunstancias de los demás. Nuestra finalidad es no convertir nuestro grupo en lugar donde podamos darle alas a todos esos motivos que la adicción nos hace creer que tenemos y que nos hace incapaces de superar al tabaquismo. Para ello, es muy útil el uso del personaje del Carcelero y de los pensamientos o creencias erróneas como las herramientas que él utiliza para manipularnos y arrastrarnos a su zulo (o prisión mental donde nos tiene sometido a su voluntad). Tanto seas miembro del grupo o no, es necesario que comprendas la adicción de esta forma. No es bueno perderse continuamente en esos motivos que tú crees tener una y otra vez. Es vital que los identifiques como un engaño procedente de la adicción, de ese Carcelero que ha llegado a tu cerebro para controlarte y manipularte.