¿Llegaré algún día a olvidar al tabaco?

En el caso del tabaco, cuando nos planteamos dejarlo, tendemos a ver solo la información que nos anima a seguir fumando, pues, como decimos en el libro, es una función que queda en manos de nuestra mente adicta, un auténtico juez corrupto a la hora de tomar decisiones en lo que se refiere al tabaco. Así, nuestro cerebro rechazará mucha de la información que respalda dejar de fumar y, en cambio, acepta y hace sobresalir, datos del tipo (Sigue en pág.8):

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s