¿Un espejo o un móvil para dejar de fumar?

Este estado agudo de malestar, nos hace perder la visión tranquila y objetiva que tenemos habitualmente de la realidad que nos rodea, haciéndonos doblegar nuestra voluntad, es decir, nos hace buscar un cigarro y llevarlo a la boca. Enseguida, tras dar las primeras caladas, recuperaremos esa visión objetiva de la realidad, notando un gran sentimiento de culpa, de derrota, de sentirnos otra vez estúpidos, vulnerables y frágiles por haber caído de nuevo en la trampa. ¿Qué debemos hacer en estos casos? (sigue en pág.3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s