A ti, que te cuesta tanto dejar de fumar

Cuando empezamos a dejar de fumar, puede que esto mismo nos ocurra. Nuestro sistema cognitivo se satura de pensamientos y emociones negativas de modo que no nos dejan actuar con normalidad. «Aquello que días antes podía ser posible, en esos momentos nos parece una auténtica locura inalcanzable». En estos casos, lo primero que se nos ocurre para interrumpir con urgencia ese caos, es “decidir volver a fumar”. Con esta decisión salimos de nuestra crisis mental, posponiendo a otro día la decisión de liberarnos del tabaco. Y así, una tras otra, vamos pasando de fecha en fecha tratando de evitar ese bloqueo mental y ese sufrimiento (sigue en pág.7)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s