¿Demasiado joven o demasiado mayor para dejar de fumar?

Un fumador menor de 25 años, aun no ha desarrollado por completo esa parte del cerebro encargada de evaluar los riesgos. Por eso la juventud asume conductas que conllevan, por lo general, mayor peligro que las que llevan a cabo las personas de mayor edad. A los 20 años ni se piensa que el tabaco te va a matar, ni enfermar, ni se le da el valor suficiente al gasto económico que supone y, por supuesto, no se tiene la capacidad ni por asomo de vislumbrar el grado de enganche adictivo al que te puede llevar el tabaco con el paso de los años. Resumiendo, si tuviéramos una bola de cristal donde pudiéramos ver nuestro futuro, nadie en su sano juicio comenzaría a fumar. Por otra parte, cuando un individuo joven intenta dejarlo, percibe que no es muy dificultoso, hecho que le lleva a retomarlo pensando que lo puede conseguir en cualquier momento que solo proponga. Por todo ello, por la menor percepción del riesgo y por la sencillez aparente, el joven tiene muy difícil el objetivo de dejar de fumar. (Sigue en pág. 3).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s