¡Hasta mañana, cigarrillo!

Este hijo les dice a sus padres que vendrá pasado un mes. En este caso, el dolor de los padres será indudablemente menor, ya que saben que, en poco tiempo, lo van a volver a ver. Supón ahora que, pasado ese mes, el hijo llama por teléfono a sus padres y les dice que le es imposible viajar y que debe posponerlo 30 días más. Pongamos la situación que esto va sucediendo una y otra vez, mes a mes, hasta que llega el año y el hijo por fin regresa a casa de sus padres (sigue en pág.7)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s