¡Hasta mañana, cigarrillo!

Otra cosa fundamental, y tema principal de este post, es la perspectiva que debemos adoptar frente a la idea de no volver a fumar más. Para ello, suelo usar el siguiente ejemplo: Imagine que un hijo le dice a sus padres que se va a Japón a trabajar y que volverá pasado un año. Pueden suponer el dolor y el llanto que pueden llegar a experimentar esos padres al pensar el tiempo que van a estar sin ver al hijo que ha vivido durante tantos años en su casa. El impacto emocional en los progenitores sería grande. Ahora imaginen esta otra situación (sigue en pág.6)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s