No todo lo produce la falta de nicotina

Ahora, entonces, cabe una pregunta fundamental. Una vez iniciamos nuestra vida sin fumar ¿qué porcentaje de ese malestar que sentimos se debe a la falta de nicotina y qué porcentaje a nuestros miedos?Responder a esta cuestión es imposible, pero comprender la pregunta formulada es de vital importancia. Estamos diciendo que parte del malestar que sentimos no se debe a la falta de nicotina (abstinencia), se debe al miedo (sigue en pág.7)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s