¿Un espejo o un móvil para dejar de fumar?

selfie-931908__480

Pasadas varias horas tras apagar el último cigarrillo, aparecen esas ganas irrefrenables de fumar. Uno puede llegar a sentirse nervioso, agitado, desesperado, triste, con ganas de llorar, sentir una visión catastrofista de su propia vida y de su futuro, etc. En efecto, uno entra en una espiral de emociones negativas muy intensas (sigue en pág.2)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s